Es un rito del credo cristiano, en el cual tanto niños, jóvenes y adultos reciben a Jesús por medio del cáliz y la hostia. Cuando sucede la Primera Comunión, tanto los padres como los familiares, organizan una reunión con los seres más allegados para festejarlo. Este tipo de eventos puede realizarse en el hogar del homenajeado o bien en un salón o jardin, contratar un buen servicio de lunch o catering, animadores, para que en verdad se convierta en una fiesta inolvidable!!

¿Cómo organizar la Primera Comunión?

Hoy en día, al igual que ocurre con el Bautismo, la Primera comunión ha traspasado el ámbito familiar, para convertirse en una celebración social.

Para la organización de la Comunión hay que tener presente en que momento del día se realizará la misa, ya que si bien antes las primeras comuniones se oficiaban por la mañana, es común en la actualidad que se realicen por la tarde. Dependiendo del horario de la misa, la comida o lunch que armes, será un almuerzo, una merienda o una cena. Al ser una fiesta para los más pequeños de la casa, la misma, si es por la tarde, no se debe prolongar hasta altas horas de la noche.

En cuanto a la decoración, puedes usar guirnaldas en colores blanco y amarillo e incluso globos de los mismos colores.

La mejor opción para la comida es que haya una mesa y los invitados se sirvan de allí pero circulen libremente, ya que al tratarse de un festejo en cual hay varios niños de corta edad de esta manera podrán manejarse libremente, sin las molestias que se ocasionan al intentar retenerlos sentados a la mesa. Un detalle importante de la reunión es el pastel que en general tiene decoraciones en alusión a la Comunión o a la Religión en sí. Ten en cuenta que el relleno debe ser sencillo para que todas las personas puedan disfrutarla, como sabor vainilla con dulce de leche y un poco de merengue picado, es una opción que nadie puede resistir y no hay probabilidades que cause algún malestar en los comensales.

Los padres suelen repartir unos recuerdos, donde figura la fecha de la primera comunión, el nombre del niño y una foto del mismo o un dibujo religioso referente al tema. Se reparte una para cada invitado o pareja. También se ha extendido la costumbre de dar algún tipo de souvenir para los invitados.

Al existir en el mercado tantas opciones tanto en estampitas como en souvenires, te recomendamos que comiences con la búsqueda dos meses del evento.