No dejes que tu boda te lleve a la quiebra: Establece una estrategia para ahorrar al planificarla.

Una fiesta de bodas, puede ser un reto financiero para cualquier pareja. Cada día estas celebraciones se vuelven más y más caras, por lo tanto, es necesario empezar temprano a trazar un buen plan financiero.

¡Organízate! Lo primero que debes hacer es establecer un presupuesto. Para esto es imperativo que tú y tu pareja sean realistas. La mayoría de las parejas quieren una fiesta al estilo “cuento de hadas”. La verdad es que muy pocas pueden costearla.

 ¡Ahorra! Una vez que establezcan su presupuesto, calculen cuánto deben ahorrar semanalmente y abran una cuenta de banco especialmente para los gastos de la boda. Allí depositarán, semanalmente, la cantidad acordada.

¡Pregunta! Consulta a gente que conoces y escucha sus recomendaciones. Es la mejor manera de encontrar servicios confiables y a buenos precios.

¡Compara! Empieza con tiempo a comparar precios hasta encontrar la mejor opción. Idealmente, deben comenzar a investigar y pedir estimados con un año o un año y medio de anticipación. Pide, por lo menos, tres estimados por servicio. Necesitarás comparar precios, para los gastos de música, fotógrafo, flores, y comida, entre otros.